En mi último turno en el laboratorio de cine en Bondi, recogí uno de los últimos rollos de película Fujifilm ACROS. Me pareció conmovedor, ya que mi trabajo en la tienda estaba terminando, así como la producción de esta película.

El cese del producto en marzo del año pasado pareció marcar el fin de la dedicación de Fuji a la fotografía analógica. Sin embargo, ha vuelto por demanda popular – la compañía ha decidido resucitar las acciones con ajustes en la fórmula para compensar la falta de materias primas necesarias para su producción.

Estando de vuelta en Australia para la boda de mi amigo Josh y Sun, pensé que sería una excelente oportunidad para probar este clásico, así que cargué un rollo en mi Olympus O-Product*. Además, también tenía mi confiable X100F con la simulación de película ACROS que pensé que podría hacer una interesante comparación entre la plata y el silicio.

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Como de costumbre, tengo que hacer una advertencia: esto no es una prueba científica. Utilicé la misma distancia focal equivalente para las cámaras, la de 23mm en la X100F y la de 35mm en mi Olympus O-Product. Pero, por supuesto, ambas son cámaras muy diferentes con lentes muy distintas. Además, como el O-Producto carece de control sobre la potencia del flash (y por supuesto de la vista previa de la imagen), algunas de mis tomas interiores tienen niveles de exposición muy diferentes.

Además, algunas de mis tomas se hacen una tras otra para dar la mejor comparación. Algunos, sin embargo, obviamente no podría recrearlos, dada la naturaleza de una boda con un tema que cambia rápidamente. En cualquier caso, cuando se trata de filmar hay tantas variables y consideraciones que hacer, en cuanto al desarrollo y la exploración. Pero ofrezco disculpas por adelantado a los pedantes que quieran llenar la sección de comentarios con objeciones sobre la falta de método científico.

Por consideraciones técnicas, desarrollé el ACROS en Ilfosol 3 a la 1:9 durante 5 minutos, según las instrucciones del gráfico de desarrollo masivo. La película fue escaneada en un escáner Fuji FP-3000, con calidad 6×9 y exportada como 16 JPEGs de base. (Haz clic en las fotos de abajo para ver las versiones de mayor resolución).

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Como pueden ver, el digital carece de mucho del contraste y la fuerza de la película original de ACROS, que es mucho más audaz. Es muy probable que esto permita editar después del hecho, y en este sentido, prefiero la interpretación de la película.

Dicho esto, lo digital obviamente tiene una calidad muy superior en términos de nitidez. Si tuviera que fotografiar con fines profesionales, independientemente de las consideraciones prácticas que ello implica, estos JPEGS digitales ofrecen mucha más flexibilidad en el procesamiento a posteriori (especialmente cierto si no eres tú el encargado del escaneo).

Sólo en términos de resolución, creo que se necesitaría disparar con una cámara de formato medio mucho más voluminosa y engorrosa para obtener un resultado de película a la par de lo que el X100F puede renderizar.

Pero en general, sólo tengo que decir que prefiero rodar con película que con digital, especialmente en eventos como éste. Conseguí mejores tomas en promedio con 36 exposiciones en el O-Product que con el X100F, y eso fue también en ajustes totalmente automáticos y a veces ni siquiera mirando a través del visor. Tal vez porque estaba más atento a esperar el momento perfecto que a disparar a través de una tarjeta de 32 GB.

Para ejemplificar esto, aquí hay algunos momentos “extras” de escenas e iluminación muy diferentes, capturados tanto con la película como con el digital:

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Fotografiar una boda en Fujifilm ACROS

Por supuesto, todo esto se reduce a la forma en que usas la cámara, y si das prioridad a tus tomas de película sobre las digitales. Pienso que los momentos especiales son más especiales si los tienes en celuloide, y que sólo yo sea romántico. Pero reconozco que obtendrías las mismas (si no mejores) tomas si tuvieras una cámara de fotograma completo en modo ráfaga para capturar un fotograma decisivo. Ese no es mi estilo, y probablemente soy un fotógrafo técnicamente peor por ello.

Así que, como con casi todas las cosas en la fotografía, se reduce a su preferencia en la forma de fotografiar y lo que le gusta en un resultado. Para mí se trata de la diversión y de disfrutar del proceso, especialmente cuando no me pagan.


* Un poco de historia sobre el hermoso Olympus: Fue lanzado en 1988 para conmemorar el centenario de Olympus. Sólo se hicieron 20 000 y sólo 10 000 fueron liberados fuera de Japón. Dentro de la puerta de la película hay una inscripción que dice “Un nuevo concepto en el diseño de productos”. Imperativos funcionales moldeados a la forma artística. Una cámara con líneas simples y contornos elegantes. Aunque está muy bien hecha, es esencialmente el mismo objetivo y la misma construcción mecánica de la mucho más barata Olympus AF-10, una fantástica, aunque mucho más barata cámara compacta. Una cosa que lo separa, sin embargo, es un brillante y extremadamente poderoso flash, con su propia unidad de energía.


Sobre el autor: James Cater es un fotógrafo digital y analógico, operador de laboratorio de cine y modelo. Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente las del autor. Puedes encontrar más trabajos de Cater en su página web y en Instagram.