En los últimos años, he experimentado un número de lentes que eran ópticamente impresionantes. Ejemplos casi perfectos de tecnología óptica, lentes como el Sony 135mm f/1.8 (el cual revisé y me encantó) y 24mm f/1.4 (también me encantó) junto con el Canon RF 28-70mm f/2 o su RF 50mm f/1.2 todos exhibieron estos rasgos de empujar hacia la “perfección”.

Especialmente Sony, en múltiples ocasiones, ha dedicado mucho tiempo a hablar con la prensa sobre cómo lograron resultados que se acercan cada vez más a la línea de la perfección.

Sin embargo, mis imágenes favoritas, y mis experiencias de disparo favoritas, durante ese mismo período de tiempo no ocurrieron con ninguno de estos lentes. Son productos fantásticos, no me malinterpreten, pero empiezo a sentir que no son excitantes.

La perfección es aburrida.

Mis imágenes favoritas que he capturado en los últimos años fueron tomadas con lentes Leica, y aunque son nítidas, la razón por la que son codiciadas y codiciadas no es por su control de la aberración cromática (no tienen esto) o la nitidez de borde a borde (o esto) o incluso su capacidad para suprimir el viñeteo (definitivamente no tienen esto). No, la razón por la que son codiciados es su “look”.

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Noctilux-M 1:1.25/75 ASPH

Ese aspecto no existiría si estas lentes fueran perfectas.

Recientemente hablé sobre este tema con mi amigo Ted Forbes en nuestro Podcast, El arte de la fotografía: Desactivado de la cámaray ambos estuvimos de acuerdo en que por muy excelente que sea tener lentes ópticamente perfectos, echamos de menos tener lentes con carácter. Argumenté que cuando una lente es tan casi perfecta como la Sony 24mm o la 135mm lo son, no exhiben ninguna “alma”. Capturan imágenes que son nítidas – maravillosamente nítidas – pero ¿son tan convincentes?

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Summilux-M 1:1.4/35 ASPH.
Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Summilux-M 1:1.4/35 ASPH.

Ya no me gusta mucho rodar películas. Aunque aprendí en el cine y tengo dos cámaras de película Nikon F (y solía revelar toda mi propia película), he hecho una transición completa al digital. Cuando hablaba de este tema, supuse que muchos fotógrafos modernos que deciden filmar pueden o no darse cuenta de que la razón por la que lo hacen es por las lentes. La mitad del “look” de las tomas de la película son las ópticas, ópticas que son únicas de esa época por sus imperfecciones.

¿Qué pasaría si un fabricante de cámaras relanzara las lentes antiguas, rehechas para los sensores modernos? Añade el autoenfoque, pero ¿mantener intacta el alma de la lente original? ¿No sería eso deseable?

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Noctilux-M 1:1.25/75 ASPH.

Imagine si Canon, o Sony, o quien sea que haya lanzado un juego de lentes “clásicas”. No creo que funcionaría tan bien si las soltaran lentamente con el tiempo, sino que salieran con una serie de cinco o seis a la vez. No esperaría que fueran tan caras, y no serían “ópticamente excelentes” como el G-Master o el cristal Canon L. Serían un símbolo del compromiso de una empresa con la creatividad y demostrarían que siguen en contacto con lo que hace de la fotografía un hobby con el que la gente empieza: es divertido.

Sigo mencionando a Canon y Sony, pero no sé si esos dos son realmente los mejores para hacer esto. Sony está realmente obsesionada con la fabricación de lentes perfectas (aunque en teoría podrían rehacer el antiguo cristal de Minolta), y Canon podría no tener la capacidad de recrear perfectamente estas lentes antiguas. ¿Pero sabes quién lo hace?

Nikon.

Nikon tiene un dispositivo que han desarrollado internamente y que les ayuda a fabricar sus lentes Nikkor. Se llama el Analizador de Rendimiento Óptico e Imagen Total, u OPTIA para abreviar. Nikon comparte muy poco acerca de esta tecnología, y algunas personas en Nikon no parecen entenderla por sí mismas. Pero basándome en este artículo que describe su capacidad, creo que Nikon está actualmente mejor preparada para recrear lentes clásicas en cuerpos modernos y al mismo tiempo mantenerse fiel a lo que hizo cantar a esas lentes clásicas.

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Imagina el Nikkor Noct 58mm f/1.2, rehecho para las cámaras modernas pero con toda el alma del original.

OPTIA es capaz no sólo de ayudar a los diseñadores de lentes a construir esos lentes casi perfectos que mencioné anteriormente, sino que también puede determinar realmente qué es lo que le da a un lente específico sus características específicas, su “alma”. La descripción de OPTIA que hace Nikon dice que “en el pasado, se fabricaba físicamente un prototipo de lente y se utilizaba repetidamente para tomar imágenes para su evaluación. Sin embargo, ahora es posible confirmar el bokeh y la reproducción de texturas, etc. mirando la imagen simulada generada por el simulador de imágenes”.

Dave Etchells de Imaging Resource entrevistó a Nikon sobre OPTIA hace años, y a pesar de la timidez de Nikon fue capaz de extraer un poco de información de ellos sobre el tema.

“Parece que la parte más importante de OPTIA es su capacidad de medición, una habilidad para caracterizar mucho más completamente los elementos individuales de la lente que lo que era posible anteriormente”, escribió. “Esta mejor comprensión de los elementos individuales de la lente se refleja en un software de simulación más avanzado, pero Yamamoto enfatizó en sus comentarios que la capacidad de medición o caracterización óptica fue la parte más significativa del avance”.

Es cierto que Nikon no pudo o se mostró reacio a explicar completamente OPTIA en ese momento, e incluso la descripción del sistema en su sitio web es vaga. Pero de las múltiples fuentes que he leído, la idea parece ser que el dispositivo tiene la capacidad de ver cualquier lente y analizar todas sus características.

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Imagina el AI AF Micro-Nikkor 105mm f/2.8S, rehecho para los tiempos modernos pero con todo el carácter del original.

Es decir, OPTIA puede analizar cualquier lente y permitir a los ingenieros saber exactamente cómo reproducir ese aspecto, o cualquier parte específica del aspecto de una lente, en otra lente. “OPTIA proporciona datos para que los diseñadores los utilicen como guía, y el simulador de imágenes crea simulaciones basadas en el diseño”.

Nikon no ha usado OPTIA para reproducir lentes antiguas como sugiero que podrían hacerlo. Sólo mencionan que un pequeño puñado de nuevas lentes fueron desarrolladas usando la capacidad de OPTIA, como las de 105mm f/1.4E, 58mm f/1.4G y 35mm f/1.8G. Pero según la descripción de OPTIA, la sugerencia de analizar el cristal clásico de Nikkor y reproducirlo con la adición del autoenfoque es absolutamente posible. Ninguna otra empresa ha hecho mención alguna a una tecnología ni siquiera cercana a ésta, por lo que creo que Nikon está en la mejor posición para aprovechar esa tecnología y volver a dar a los fotógrafos lentes divertidos y únicos.

No es perfecto, pero es clásico. Divertido.

Creo que el enfoque de hacer un vidrio ópticamente excelente se ha convertido en una especie de competencia entre las compañías de cámaras, y es una mezcla de su culpa y la nuestra. Por un lado, siguen luchando entre ellos para producir las lentes más afiladas y perfectas para sus sistemas. Por otro lado, a nosotros como consumidores nos encanta ver los píxeles. Diablos, acabo de realizar un experimento y escribí más de 1000 palabras sobre comparaciones de nitidez entre todas las lentes sin espejo de 24-70 mm del mercado. Este tipo de cosas refuerza definitivamente a los fabricantes que lo más importante de una lente es la perfección en todos los aspectos.

Pido disculpas por ello y espero que entiendan que por mucho que busque la perfección en algunos casos, también les ruego que me den la opción de disparar con algo con un alma única.

Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Noctilux-M 1:1.25/75 ASPH.
Los fabricantes de lentes necesitan relajarse y divertirse
Foto de Jaron Schneider con Noctilux-M 1:1.25/75 ASPH.

No dejo de pensar en el tiempo que pasé en Alemania con los objetivos Leica M y en cómo, por primera vez en mucho tiempo, me encantaba hacer fotos. No importaba qué, lo único que importaba era usar esos lentes por cómo me hacían sentir. Creo que ese sentimiento puede ser replicado por todos… si sólo los fabricantes de lentes deciden dejar que suceda.