El Coronavirus ya ha cambiado la industria de la fotografía para siempre

En medio de innumerables actualizaciones sobre los principales eventos de la industria que se cancelan (o no se cancelan), los equipos que se retrasan y las fábricas que se cierran temporalmente, por no hablar de las realidades diarias de hacer frente a una pandemia que no tienen nada que ver con la fotografía, es fácil pasar por alto el impacto a largo plazo que este virus tendrá en nuestra industria… ya ha tenido en nuestra industria.

De muchas maneras -muchas más maneras que podremos predecir y enumerar hoy, pero que parecerán obvias con el beneficio de la retrospectiva- el coronavirus del 2019 catalizará y acelerará una letanía de cambios en la industria fotográfica. No se trata sólo de que haya que suspender los negocios como de costumbre a corto plazo; el status quo se ha roto para siempre, ya que el coronavirus señala las ineficiencias y las debilidades paralizantes inherentes al “negocio como de costumbre”.

Encontrar el suelo

El impacto a corto plazo ya será económicamente nefasto para un mercado que, innegablemente, está en declive. Algunos rincones del mundo de la tecnología tienen suficiente capital que se escapa -suficiente amortiguador- para sobrevivir a una prolongada interrupción de las cadenas de suministro y la correspondiente caída de las ventas. Si nos guiamos por los números de la CIPA, la mayoría de los fabricantes de cámaras casi seguro que no.

El Coronavirus ya ha cambiado la industria de la fotografía para siempre
Fuente: Informe del CIPA de enero de 2020Los últimos años han sido una prolongada búsqueda del nuevo “piso” del mercado de las cámaras. ¿Cuándo se estabilizará el mercado y cuántas unidades puede esperar la industria en un año determinado? ¿En un ciclo de producto determinado? Una vez que las marcas lo sepan, pueden empezar a fijar un precio por unidad, establecer objetivos de producción y crear presupuestos realistas en lugar de aspiraciones.

Hasta ahora, las compañías de cámaras han ido avanzando hacia esas respuestas en tímidos medios pasos, recortando presupuestos y reestructurando y recomprando acciones y esperando que puedan sobrevivir lo suficiente para encontrar ese piso. El coronavirus actuará como un empujón sin ceremonias hacia la respuesta a esa pregunta, obligando a las empresas a recortar más agresivamente y enfrentarse a las realidades económicas que han estado tratando de postergar el mayor tiempo posible.

Al final, suponiendo que los principales fabricantes de cámaras sobrevivan, es probable que se den cuenta de que han estado sobreestimando su capacidad para invertir la tendencia, lanzando demasiados productos con demasiada frecuencia y tratando las cámaras de gama alta demasiado como los teléfonos inteligentes y otros productos tecnológicos que utiliza la gran mayoría de la población.

Con menos dinero para I+D, las compañías necesitarán recortar los gastos operativos más agresivamente de lo que lo han hecho en años, centrarse en los productos que generan beneficios, y reducirse para adaptarse al mercado en el que realmente están jugando… o diversificarse… o salir del campo por completo. La mayoría, si no todas, las compañías de cámaras ya sabían que tendrían que hacer esto; pocas, si es que había alguna, se dieron cuenta de que la cuenta vendría tan rápidamente.

¿Valen la pena las ferias comerciales?

La cancelación de ferias como CP+ y NAB, el aplazamiento de The Photography Show, y la potencial cancelación de Photokina, están ayudando a subrayar una pregunta con la que las empresas, los periodistas de fotografía y los propios fotógrafos han estado luchando durante algún tiempo: ¿están saliendo las ferias?

El Coronavirus ya ha cambiado la industria de la fotografía para siempre
Photokina 2016 | Photo by Stefan Brending, CC-BY-SA 3.0

Para los asistentes, pueden ser increíblemente caros, agotadores y casi nunca valen la pena por los pocos minutos que se tienen para probar el nuevo equipo que se puede encontrar en el Best Buy local o alquilar en LensRentals y realmente llegar a utilizarlo, en lugar de estar atado a una mesa en el piso de la exposición.

Para las empresas, el costo de montar un stand puede o no valer la pena por las pistas y la atención de los medios que se generan, pero hasta ahora, se tomó una cierta cantidad de riesgo para averiguarlo.

Compañías como Nikon y Fuji estaban finalmente dispuestas a tomar ese riesgo este año -ambas se retiraron de Photokina mucho antes de que el coronavirus de 2019 llegara a la escena- pero los cierres causados por el virus están forzando al resto a averiguarlo.

Las ferias comerciales no son malas, y perderemos algo si desaparecen. La industria fotográfica es una comunidad, y esa comunidad necesita eventos como PhotoPlus y WPPI y Photokina si va a prosperar. El verdadero beneficio de ir a PhotoPlus – para periodistas, empleados de la compañía y asistentes regulares por igual – es la gente que conoces y las conexiones que haces. Pero es difícil asignar un retorno de la inversión a la “creación de redes”, y si los principales fabricantes de cámaras, lentes y accesorios encuentran que sus ventas no se ven afectadas por las recientes cancelaciones, el presupuesto de la feria será uno de los primeros recortes en 2020.

La lucha de la cadena de suministro

El cambio final que podemos predecir razonablemente, y que tendrá lugar en todas las industrias que crean productos de tecnología compleja, es la diversificación de las cadenas de suministro. Demasiados de los componentes de cada una de nuestras cámaras digitales son proporcionados por unas pocas, a veces sólo una, empresas.

El Coronavirus ya ha cambiado la industria de la fotografía para siempre
Screenshot from “Masterpiece in the Making” by Leica

La mayoría de las empresas modernas funcionan según el principio del Sistema de Producción Toyota de fabricación justo a tiempo, en el que mantienen en stock el menor número posible de componentes para aumentar la eficiencia y reducir al mínimo el costo de almacenamiento. La desventaja obvia es que casi todas las empresas de tecnología moderna son increíblemente sensibles a las interrupciones en la cadena de suministro.

En un reciente artículo sobre Rangefinder, el columnista de PetaPixel Jaron Schneider citó una fuente personal que explicó que casi todos los obturadores de cámaras son producidos por sólo una o dos compañías. Si estas empresas se vieran obligadas a cerrar durante un período prolongado de tiempo, la mayoría de los fabricantes de cámaras agotarían sus existencias de obturadores en un par de meses como máximo. Una vez que esas existencias desaparecen, desaparecen. La producción se detiene en seco.

La diversificación de las cadenas de suministro y el aumento de las existencias para evitar este posible escollo tendrá inconvenientes para los consumidores. Las cámaras y lentes pueden costar un poco más ya que las empresas eligen una variedad de proveedores en lugar de dar su negocio al mejor postor. Pero podría significar la diferencia entre una empresa que sobrevive a una caída inesperada (en su mayoría) sin sufrir daños, y los enormes retrasos en la producción que podrían conducir a recortes presupuestarios masivos.

Conclusión

El impacto más importante y trágico que el nuevo coronavirus tiene y tendrá en todo el mundo es la pérdida de vidas y medios de subsistencia que resultará de los impactos tanto económicos como literales, físicos de COVID-19. Nada de lo anterior pretende minimizar eso, ni pretender, ni por un segundo, que el fin de las ferias comerciales o unos pocos retrasos en los productos estén al mismo nivel.

Pero la industria fotográfica constituye el medio de vida de millones de personas en todo el mundo, y los cambios que el coronavirus de 2019 ya está catalizando tendrán un impacto duradero en la existencia diaria de esas personas.

La reducción del mercado de cámaras se traduce en puestos de trabajo reales. Cuando una empresa se “reestructura”, lo que suele implicar el despido de personas, y a medida que las “cámaras reales” se mantienen cada vez en menor consideración, a los fotógrafos les resulta más difícil cobrar tarifas habitables.

Las ferias comerciales traen toneladas de dinero para las agencias de relaciones públicas y las empresas de planificación de eventos, ayudan a los fotógrafos a conocer a los clientes, y pueden ser un regalo del cielo para las pequeñas empresas que necesitan presentarse a toda la industria de una sola vez. También ayudan a apuntalar la economía de las ciudades en las que tienen lugar, sin duda una razón por la que Photokina duda en seguir adelante y cancelar.

Y si la diversificación de las cadenas de suministro y la disminución de la producción se traduce en cámaras y lentes más caras, la fotografía podría algún día ser vista como un “nicho” para unos pocos adinerados y eclécticos en lugar de una salida artística para la mayoría. Toda la industria, todo el arte de la fotografía, sufriría como resultado.

Pero el punto es que nada de lo anterior le importa a un virus. La nostalgia por “cómo solían ser las cosas” no ha ayudado a la industria fotográfica en la última década, y no nos ayudará en las secuelas de esta pandemia. Es mejor estar preparados para los cambios que podemos predecir, y ser flexibles a los que no podemos, que pretender que todo volverá a “lo de siempre” una vez que esta pandemia haya seguido su curso mortal.

Ya no existe el “business as usual”.


Créditos de la imagen: Imagen de cabecera cortesía del CDC, CC0