16 años después de haber fundado el gigante de la fotografía de valores con sede en Nueva York, Shutterstock, el director general Jon Oringer ha anunciado que dejará el cargo en abril. Oringer anunció la noticia en una carta abierta publicada esta mañana, justo cuando Shutterstock reveló un informe financiero más o menos para el cuarto trimestre de 2019.

Oringer anunció la noticia como una especie de “paso lateral” en una época de grandes cambios para la industria de la imagen. En su carta a los clientes, colaboradores, empleados y accionistas, reveló que asumirá el papel de Presidente Ejecutivo del Consejo de Administración de Shutterstock, un papel que le permitirá cambiar su enfoque de las operaciones diarias a “la estrategia y dirección del negocio, incluyendo la planificación anual, las salidas regulares, las fusiones y adquisiciones, la asignación de capital y otras grandes iniciativas”.

“El hecho es que nuestro negocio ha crecido y evolucionado hasta un punto en el que todos nos beneficiaríamos de un CEO que tiene un conjunto de habilidades diferentes a las mías”, escribe Oringer. “Estamos listos para el siguiente nivel y necesitamos a la persona adecuada para que nos lleve allí.”

Esa “persona adecuada” es el presidente de la compañía y director de operaciones Stan Pavlovsky, que se unió a Shutterstock el año pasado después de años de experiencia en Meredith Digital, el editor de revistas como Gente y InStyle. Bajo el liderazgo de Pavlovsky, la Junta espera sin duda mantener la rentabilidad de la empresa al tiempo que reajusta su lenta trayectoria descendente de un tope de mercado de 3.500 millones de dólares en 2014 a sólo 1.440 millones de dólares en la actualidad.

El CEO y fundador de Shutterstock se retira después de 16 años en el timón
Fuente: Google

Para terminar, Oringer se mostró nostálgico por el impacto que Shutterstock ha tenido en los fotógrafos en particular.

“De todos los hitos, el que más me enorgullece es el de los más de mil millones de dólares ganados para nuestra comunidad de contribuyentes”, escribe. “Estos colaboradores viven en más de 100 países y nos proporcionan millones de imágenes, vídeos y pistas de música cada mes. Encarnan la pasión original que tuve al iniciar este negocio, poniendo el contenido a disposición de todos, en todas partes.”

Los fotógrafos de todo el mundo pueden estar en desacuerdo sobre el impacto exacto que Shutterstock ha tenido en la industria y el valor de la imagen fija, pero no hay duda de que Oringer jugó un papel importante en la formación de la industria fotográfica profesional tal como la conocemos en los últimos 16 años. Su salida del día a día de la empresa que fundó se siente, para bien o para mal, como el fin de una era.

(vía TechCrunch)