Ahora, aquí hay una foto que puede hacerte mirar dos veces. El fotógrafo callejero Teemu Jarvinen estaba fotografiando en las aceras de Hong Kong cuando logró capturar esta toma del carro más alto de la ciudad.

Mire un poco más de cerca y verá que no es un carrito de discos, ni tampoco una fotomanipulación – el carrito se alineó perfectamente con el edificio de apartamentos.

“Fue más o menos un golpe de suerte”, dice Jarvinen a PetaPixel. “Me concentré en el edificio y esperé un tranvía para hacer la toma un poco más interesante, pero las líneas se alineaban perfectamente por pura suerte”.

Jarvinen no se dio cuenta de la extraña alineación hasta que estuvo revisando sus fotos en casa y se encontró con el carro de gran altura, que sería muy adecuado para una ciudad conocida por su densidad de población.

Puede encontrar más información sobre el trabajo de Jarvinen en su página web y en Instagram.